Envestio, Kuetzal y el futuro del crowdlending: Entrevista a Alberto García de Futuroh!

Alberto García tiene un blog en el que escribe sobre su «viaje hacia la libertad financiera». Invierte desde 1999 y en Futuroh! (así se llama su blog), habla sin pelos en la lengua, de forma muy sincera y clara, sobre crowdlending, inversiones y otras curiosidades (porque Alberto es una persona inquieta con muchas facetas)

Conocí a Alberto en la Conferencia P2P en Riga. Coincidimos en el café, en el descanso entre dos ponencias, y comenzamos a hablar, en inglés, hasta que nos dimos cuenta que los dos éramos españoles.

Hace poco le entrevistaron para eldiario.es sobre el tema Kuetzal, pero yo me quedé con ganas de conocer mucho más sobre su opinión y visión de este asunto y del mundo crowdlending en general. Así que he decidido invitarle al blog, en esta entrevista, y compartirla con todos vosotros.

Hola Alberto, antes de hablar de los temas de más actualidad, cuéntanos un poco más sobre tu trayectoria como inversor y blogger (blogger opcional) (¿Cuánto tiempo llevas invirtiendo en crowdlending y crowdfunding? ¿Y por qué te has decido por este tipo de inversión?¿Tienes alguno otro tipo de inversión en este momento?. Puedes hablar sobre tu blog, ¿cómo y porque has empezado a escribir)

Hola Carmen. Muchas gracias por contar conmigo para hablar de inversión y crowdlending.

Como bien has dicho, empecé a invertir en 1999. Lo hice para pagarme el viaje de fin de carrera. Y porque en esa época estudiaba Económicas y empecé a familiarizarme con la inversión en bolsa, a través del Club de Inversores de la facultad.

Desde entonces he invertido sobre todo en eso, en bolsa. Por un lado, siguiendo la estrategia de Buy & Hold (comprar y mantener). Por otro lado, haciendo trading de forma más agresiva, aunque manteniendo también el Buy & Hold en busca, sobre todo, de dividendos. Y también inversión en crecimiento. Es decir, comprando empresas prometedoras con la esperanza de que, un tiempo después, valgan mucho más.

Además, he invertido en instrumentos mucho más arriesgados y complejos, como los Warrants. Son una forma muy desafiante de invertir. Pero desde luego solo es apto para inversores con mucha experiencia y poca aversión al riesgo. Para la inmensa mayoría de inversores minoristas, mejor mantenerse alejado de este y otros instrumentos apalancados, como los CFD. En muchos casos, según numerosos estudios, el perfil de inversor de estos instrumentos muestra una correlación directa con la ludopatía.

En verano de 2018 decidí incorporar el crowdlending a mi cartera. Primero de una forma modesta solo en Mintos. Después Envestio y en mucha menor medida Grupeer, para conocer el mercado.

Me alegro enormemente de haberme decantado por el crowdlending. Mi coste de oportunidad ha sido cero o incluso negativo, comparado con la evolución del S&P500 en los últimos 18 meses. Pero además el crowdlending me ha permitido viajar y conocer a gente increíble e interesante, como por ejemplo ¡tú misma! También a Lars Wrobble, al que conoces muy bien y has traducido uno de sus libros. ¡Te felicito! Además de Maximiliam Streubel o Carlos Boto.

También he conocido personalmente a gestores y empleados de plataformas de crowdlending, como Mintos, Envestio, Grupeer, Savvy, PeerBerry o Viainvest, entre otros.

Después, y durante los siguientes 10 meses, aumenté muchísimo mi inversión en crowdlending hasta llegar a invertir en unas 14 plataformas distintas.

Desde diciembre de 2019 empecé el camino inverso, reduciendo el número de plataformas en las que invierto.

Respecto a mi blog, lo creé en julio de 2019 para aportar información sobre crowdlending y documentar mis propias inversiones. En él me gusta estimular el análisis crítico y la toma de decisiones informadas. Me encanta compartir mis reflexiones sobre algunos temas sociales o económicos, como los artículos que escribí sobre las verdades de la libertad financiera o por qué los robots no han venido a quitarnos el trabajo. También publico mis resúmenes mensuales. Más por aportar información y compartir la actualidad de cada plataforma que por hablar de mi rentabilidad, que considero una información secundaria.

¿Qué opinas de lo que está sucediendo con Kuetzal y Envestio?

Sinceramente, aun estoy alucinando. Porque no me lo esperaba en absoluto. De hecho, pocos días antes de darse a conocer las dudas con Alborg Petrol, invertí en el proyecto Goodville de Kuetzal. Ser estafado no es, desde luego, una variable que haya tenido en cuenta. Todavía recuerdo el stand de Kuetzal en Riga. Puede que tú también lo recuerdes. Ahora es muy fácil subirse al carro de “estaba claro que esto era una estafa desde el principio”. Pero desde luego, hace 6 u 8 meses, era virtualmente imposible prever lo que ha ocurrido, más allá de algunas dudas razonables.

Mucho más me ha sorprendido la rapidísima desaparición de Envestio. En mis resúmenes anteriores dije que dejaría vencer mis proyectos en Envestio y llevarme el dinero a otra parte. Sin embargo, a finales de diciembre opté por solicitar la salida anticipada de todas mis inversiones. No me gustaron los cambios en la dirección de la plataforma, la venta por sorpresa de Envestio y todo el revuelo con Kuetzal.

Temí que el pánico se extendiera y opté por la prudencia. Pero en ningún universo, bajo ningún supuesto, imaginé que Envestio desaparecería completamente menos de 3 semanas después.

Seguro que recuerdas la extensa charla que tuvimos en Riga con Liene y Alesia, de Envestio. Nos ofrecieron un montón de información, detalles de gestión y funcionamiento. Nos adelantaron el lanzamiento de su auto invest, que pusieron en marcha a finales de agosto. Y Alesia se mostró muy sincera y directa en todas sus respuestas.

Solo puedo decir que me llamó la atención la actitud menos participativa de Liene en la conversación. Pero sería muy fácil, como he dicho, intentar traducir al presente esos comportamientos del pasado, con la información que ahora tenemos. No voy a decir que percibí nada sospechoso, porque no fue así. No me parecería honesto apuntarme el tanto con falsas retro-predicciones.

¿Cuánto has invertido en estas plataformas?

En Kuetzal invertí una cantidad diminuta. Como dijo Analía Plaza en su entrevista para eldiario.es, abrí mi cuenta con muy poquito dinero. Después aumenté un poco mi inversión, para finalmente invertir también en Goodville. Todo ello representó en ese momento el 0.61% de mi portfolio de crowdlending.

En Envestio, sin embargo, sí que invertí muy muy fuerte. Hasta junio de 2019, Envestio representó alrededor del 47% de mi portfolio. Fue una decisión muy arriesgada, pero la mantuve hasta el verano. Después reduje mi exposición hasta el 22%, que mantuve hasta los últimos días de 2019, cuando salí definitivamente de ella.

¿Por qué decidiste invertir en esas plataformas?

En Envestio invertí por dos motivos. Uno fue la rentabilidad, que me pareció increíble. Investigué sobre los proyectos en los que iba a invertir. Eran empresas que en ese momento existían. También encontré menciones a estos negocios en otras webs que no tienen nada que ver con el crowdlending. Así que invertí. El otro motivo fue la diversificación. No quería tener todo mi dinero en Mintos.

Respecto a Kuetzal, lo hice por los mismos motivos. Hice comprobaciones sobre Total Games. Han desarrollado varios juegos y apps. Es una empresa que existe, que genera ingresos y que crece. Lo que no supe hasta hace poco es que Kuetzal nunca les prestó ningún dinero, aunque sí que llegaron a ofrecérselo.

¿Qué vas a hacer con respecto a Kuetzal y Envestio?

Los que me seguís en Twitter ya sabéis la respuesta. Para el resto, mis próximas acciones van a ser muy sencillas: ¡nada!

Mi dinero en Kuetzal es tan poquito que no me compensa en absoluto iniciar ningún tipo de acción legal, ni siquiera de forma colectiva. Es dinero que doy por perdido como consecuencia de una mala decisión. La policía está investigando y la Fiscalía ya ha declarado que se ha abierto una causa penal, de la que también se derivará una causa civil. Es decir, la reclamación de la devolución del dinero a los inversores. Si ese día llega, quizá recupere algo del dinero. Y si no llega, pues insisto, es dinero perdido.

En cuanto a Envestio, solo puedo decir que he tenido mucha suerte. No quise empezar el año con preocupaciones y solicité el reembolso completo. Recibí el dinero en mi cuenta en España en los primeros días de enero. Aquí no he perdido nada. Simplemente mi rentabilidad ha sido menor, algo por encima del 16%.

Muchos inversores critican y hasta «culpan» a Jørgen, el popular blogger de Financially Free. Él visitó la plataforma Kuetzal y siguió muy de cerca el funcionamiento de la plataforma y sus proyectos. ¿Qué te parece la reacción de los inversores/lectores? 

Conozco a Jørgen desde mediados de 2018. Me he comunicado con él por email de vez en cuando. La última vez hace muy pocos días.

La aventura que ha documentado desde 2015 es increíble. Poca gente tiene la constancia para hacer esto, mes tras mes durante años.

Por supuesto, se ha equivocado en algunas cosas. Por eso él es el primer afectado por los escándalos de Kuetzal y Envestio. A día de hoy, ha perdido unos 57.000€. Y lo ha perdido, como todos, por no haber investigado lo suficientemente a fondo. A pesar de que, como bien dices, se entrevistó con los dirigentes de ambas plataformas y les acompañó a visitar muchos proyectos en los que todos nosotros invertimos. Incluso la madre de Jørgen, que también invierte en crowdlending, le acompañó y visitó esos proyectos y empresas. No creo que nadie recomiende a su propia familia invertir en algo, si sabe o sospecha que no es un negocio legítimo.

En cualquier caso, Jørgen ha podido pecar de cierta ingenuidad y exceso de optimismo. Pero siempre ha intentado ser sincero en la información que ha compartido, arriesgando su propio dinero y el de su familia en ello.

Jørgen no es economista, ni asesor ni analista financiero acreditado. Como tampoco lo son el 90% de los blogs individuales sobre finanzas, inversión, crowdlending, bolsa, trading, forex, CFDs, análisis técnico, velas japonesas, dividendos, fondos indexados, planes de pensiones, independencia financiera, ingresos pasivos, etc, etc, etc. Yo tampoco lo soy. Solo somos personas normales contando a otras personas qué es lo que hacemos.

Entiendo que algunos inversores se sientan frustrados por haber tomado una mala decisión. Es algo normal y muy respetable. A nadie nos gusta perder. Pero, en última instancia, la decisión definitiva sobre invertir o no, nos corresponde a cada uno de nosotros, como individuos. Culpar a otros de nuestros propios errores no dice mucho de nuestra capacidad de decisión ni sobre nuestra propia educación financiera.

¿Qué les dirías a los inversores que han invertido en alguna de las dos plataformas?

Las autoridades estonias ya han iniciado los procedimientos legales, policiales y judiciales para procesar a los culpables y velar por los intereses de los inversores. Si existe alguna posibilidad de recuperar el dinero, que nadie dude de que se recuperará. Pero será un procedimiento lento, doloroso, complejo y que durará años. Y en el caso de los inversores españoles, más complicado aún por suceder fuera de nuestro país. Por eso dije antes que no me planteo hacer nada. En mi caso, no vale la pena el desgaste físico y emocional.

Perder dinero cuando inviertes es duro. Es un dinero que está ahí y al minuto siguiente ya no. No es algo fácil ni agradable de asimilar. Sin embargo, perder dinero forma parte de la inversión. Todos perdemos dinero al invertir. Yo he perdido dinero un montón de veces y lo seguiré perdiendo. Todos cometemos errores y tomamos decisiones equivocadas.

Si alguien te dice que lleva invirtiendo x meses o años o toda su vida y que nunca, jamás ha perdido dinero y siempre ha acertado en todas sus decisiones, no le creas. Porque no es cierto.

¿Y qué les dirías a aquellos que todavía no han invertido en crowdlending? Sobre todo a los que se lo estaban pensando y a punto de hacerlo, pero tras los últimos acontecimientos no han empezado a invertir.

El crowdlending es una forma de inversión increíble. Nos permite generar ingresos y ser partícipes de proyectos e inversiones que solo estaban a disposición de unos pocos. El crowdlending ha democratizado la inversión de alta rentabilidad, el venture capital. Y lo ha acercado al público general y a los inversores minoristas. Esto es algo fantástico.

Pero como todo super poder, también conlleva una gran responsabilidad. Es un sector arriesgado. La probabilidad de perder todo o parte de nuestro dinero existe y es muy real, como en otras muchas inversiones. Por eso es tan importante obtener toda la información posible e investigar por nuestra cuenta antes de invertir. En crowdlending, en bolsa, en fondos indexados o en cualquier otra inversión. Cualquiera de ellas conlleva un riesgo.

Si después de todo esto, la persona que se está planteando invertir cree que merece la pena y que el crowdlending es para él o ella, ¡adelante! Invertir es la mejor forma, con diferencia, de crear un patrimonio sólido a lo largo de toda nuestra vida.

Todo el mundo debe tener claro qué es el crowdlending y qué no lo es. Por eso escribí mi último artículo, “19 preguntas brutalmente sinceras sobre crowdlending”. Si después de leerlo alguien decide invertir en crowdlending, creo que lo hará sabiendo mucho mejor dónde están las oportunidades y amenazas de este sector.

¿Cómo crees que va a afectar esto al mercado del crowdlending en general?

Aunque ahora mismo parezca que toda Europa y medio mundo se tambalean, no es así. Hay un montón de plataformas de crowdlending y préstamos P2P que se toman muy en serio su trabajo. Que son legales, que se preocupan por los inversores y por su propia rentabilidad y supervivencia a largo plazo.

Sin embargo, creo que la reputación del crowdlending en la Europa continental y, sobre todo, en los países bálticos, ha quedado dañada. Va a requerir un gran esfuerzo por parte de las plataformas para restaurar y recuperar la confianza de los inversores. Porque ahora miraremos todo con lupa. Durante un tiempo, desconfiaremos de todo y de todos. Y porque lo que hace unos meses se aceptaba como bueno, ahora no será suficiente.

He trabajado muchos años en publicidad y sé lo que cuesta recuperar la credibilidad y la reputación de una marca después de un escándalo. Pero estoy seguro de que las plataformas más serias, honestas, rentables, profesionales y diligentes lo conseguirán.

El refrán dice «no hay mal que por bien no venga», ¿crees que puede haber un lado positivo de todo esto?

¡Desde luego! Aprender de los errores es una de las mejores maneras de adquirir conocimiento y experiencia. No quiero que esto suene a frase inspiracional barata, pero es que sin fallos no hay mejoras. Y sin retos no hay superación.

El fracaso nos da una bofetada de realidad que nos pone los pies en la tierra. El verdadero error sería no aprender de él.

El lado positivo es que todos seremos más exigentes con la transparencia y la cantidad y calidad de la información que suministran las plataformas de crowdlending. Si no tenemos la absoluta certeza de que todo es, al menos, absolutamente legal y factible, no pondremos ahí ni un céntimo. Al menos, eso espero. Porque me temo que siempre habrá alguien dispuesto a dejarse cegar por la codicia y la promesa de dinero fácil.

Solo pondré un ejemplo personal de fracaso. Perdí el 27% de todo mi patrimonio en bolsa, en 2012, tras una serie de operaciones negativas. Tan solo imagina lo que es perder más de un cuarto de toooodo lo que tienes. Pone los pelos de punta. ¿Me rendí? No. Analicé lo que hice mal y he tratado de no volver a cometer esos errores. Aunque es más fácil decirlo que hacerlo. Tardé un tiempo en recuperarme, por supuesto. Pero al año siguiente ya terminé en positivo y no he dejado de estarlo desde entonces.

¿Hay alguna otra plataforma que te genera desconfianza?

Voy a ser todo lo sincero y directo que puedo ser. Tras meses compartiendo información y mi propia opinión con lectores y suscriptores, creo que ya todos saben que Fast Invest es una plataforma en la que no confío en absoluto.

Hay demasiadas banderas rojas que no pueden ser ignoradas. El escándalo financiero de la cooperativa de crédito gestionada hace unos años por la familia de Simona. Su incomprensible e insostenible decisión de no revelar sus loan originators. Su reciente retraso en la presentación de las cuentas anuales (sin auditar, por si no era suficiente), que a punto estuvo de costarles la expulsión del registro mercantil de Reino Unido. Y su última excentricidad de llevarse a media plantilla de vacaciones a Dubai, dejando el departamento de atención al cliente casi inoperativo. ¿Qué tipo de empresa hace eso?

Si todo esto no es suficiente como para desconfiar de una plataforma, entonces de nada valdrá cualquier advertencia que podamos hacer desde nuestros blogs.

También Monethera ha levantado ciertas sospechas. Hace muy poquito se ha sabido que su agente externo, que en teoría garantiza la recompra en caso de impago, Richly Pacific International Ltd, podría haber cesado su actividad a finales de 2018, según el Registro Mercantil de Hong Kong. Puede que se trate de un error del registro de empresas, cosa improbable. O puede que se trate de otra empresa, una confusión. Lo descubriremos muy pronto.

Además, existe riesgo de descapitalización en Wisefund. Porque una retirada masiva de fondos llevará la plataforma a la quiebra, sin importar si sus proyectos son legales o no, o son rentables. Esto, aunque de una forma muy distinta y totalmente involuntaria, también es un riesgo. Para protegerse a ellos mismos y a los inversores, han limitado las salidas anticipadas de los proyectos, cosa que veo absolutamente lógica. Sin embargo, el riesgo de colapso esta ahí. Así que aquí te dejo una exclusiva, Carmen: tras días de reflexión y de comunicación directa con los responsables de la plataforma, he decidido abandonar Wisefund como medida de protección de mi patrimonio. Insisto, no porque haya descubierto nada irregular en ellos, sino por el riesgo de descapitalización.

Por último, me mantengo alejado de la plataforma española Housers. En mi resumen mensual de septiembre anuncié la importante sanción que le impuso la CNMV. Por dos infracciones muy graves y una grave. Que el supervisor financiero de un país sancione a una plataforma de inversión “por la vulneración del principio de neutralidad y de actuación en el mejor interés de los clientes” y “por la realización, no meramente ocasional o aislada, de actividades que no constan en su autorización” me parece algo muy significativo. Estos hechos tampoco deberían ser ignorados.

A menudo se escuchan quejas de que el crowdlending no está suficientemente regulado ni supervisado. Pues bien, en España afortunadamente lo está y el supervisor ha opinado. No creo que haya mucho más que añadir.

¿Cuáles son hoy por hoy tus plataformas favoritas? ¿Y por qué?

Esto lo tengo clarísimo. Mintos y Estateguru.

Mintos sigue siendo para mí la plataforma en la que mejor puedo gestionar mis inversiones. Porque su herramienta de Auto Invest ofrece un montón de opciones de configuración, para automatizar al máximo la gestión de nuestra cartera y a la vez conservar el máximo control en la selección de nuestras inversiones.

No puedo decir lo mismo de su herramienta Invest & Access. Limita al máximo nuestra capacidad de decisión y nos expone innecesariamente a préstamos demasiado arriesgados, a plazos larguísimos o a loan originators de baja calidad. Afortunadamente, esto tiene una solución muy fácil: no uso Invest & Access.

Por otra parte, la sección de estadísticas de Mintos es una de las más completas de todas las plataformas de crowdlending y préstamos p2p. Eso no significa que sean perfectas, pero es una información valiosa para ayudar a configurar Auto Invest.

El blog de Mintos también es una fuente de información de valor incalculable. No tanto por lo que ellos publican, que a veces es simple auto bombo, sino por los comentarios que generan sus posts. Esto también demuestra nuestro poder como comunidad de inversores.

Mintos dista mucho de ser perfecta. Pero es una plataforma en la que no siento que mi dinero corre peligro inminente a cada momento.

En cuanto a Estateguru, me parece más transparente y mejor gestionada incluso que Mintos. Su equipo de evaluación de riesgo y gestión de inversiones monitoriza con cuidado cada proyecto que nos ofrecen. La gestión de los impagos es tremendamente eficaz. Cuentan con verdaderos expertos en cobro de deudas y Derecho Inmobiliario. Esto no quiere decir que sean infalibles y no se vayan a equivocar nunca. Pero hacen todo lo posible porque esa probabilidad sea pequeña.

Sin embargo, el inconveniente que le veo es que incurrimos en riesgo de concentración, porque solo invertimos en un mercado, el inmobiliario. Y también cierto riesgo país, porque casi todas las inversiones las hacemos en Estonia, Lituania y Letonia.

También las estadísticas, y sobre todo la información que proporcionan sobre los proyectos, son uno de los puntos fuertes de Estateguru. Aunque pueden mejorar.

Por otra parte, Mintos y Estateguru son de las pocas, escasísimas plataformas que publican sus cuentas anuales. Que además están auditadas externamente. Y que además muestran que obtienen beneficios después de impuestos y son rentables.

Aún así, como advertencia final, también invertir en Mintos o Estateguru conlleva riesgo. Siempre recomiendo a todo el mundo que lleve a cabo su propia investigación. Y, por supuesto, hay que dejar muy muy claro que la responsabilidad final de invertir o no es de cada uno de nosotros. No hay excusas aquí.

¿Vas a seguir invirtiendo en crowdlending? ¿Va a cambiar en algo tu estrategia de inversión? 

El crowdlending me parece una oportunidad de inversión demasiado interesante como para dejarla escapar. Puede ofrecernos una rentabilidad muy alta, superior a la media del mercado.

Pero hay que tener siempre muy presentes los riesgos que entraña. Por ejemplo, la diversificación es una quimera en crowdlending. Porque al final son solo un puñado de loan originators los que merecen la pena. No más de 12 o 15 en Mintos. Y la mayoría de plataformas son solo la extensión comercial de un único loan originator o grupo financiero. Esto ocurre en Viainvest con Via SMS, en PeerBerry con Aventus Group o en Robocash… bueno, con Robocash Group. También otras plataformas como Grupeer o Viventor dependen de tan solo 3 o 4 loan originators, que acaparan el peso predominante en su cartera de préstamos. Y en cuanto a Fast Invest, ¡ni siquiera conocemos cuáles son!

Otro riesgo importantísimo es el cambio legislativo que la Unión Europea ha estado perfilando durante los últimos 3 años. 2020 y 2021 serán los años en los que las reglas del juego del crowdlending cambiarán y se endurecerán. Algunas plataformas desaparecerán de forma ordenada. ¡Que no cunda el pánico! Otras quizá se fusionen. Y el resto se mantendrán y crecerán: las que sean capaces de adaptarse a la nueva legislación y aún así seguir siendo competitivas y rentables.

Así que mi estrategia para 2020 estará basada, como dije en mi último resumen mensual, en la liquidez. Plazos de inversión relativamente cortos. Más dinero en efectivo.

Finalmente, cuando las circunstancias económicas y los mercados sean propicios, gran parte de mi portfolio se basará, además de en el crowdlending, en la rentabilidad por dividendo, proveniente de los Dividend Aristocrats y Dividend Kings. También en gestión pasiva indexada. Todo esto a través de fondos, ETFs o directamente en acciones. Pero todavía falta algún tiempo para eso. Porque estamos al final de un ciclo alcista larguísimo y considero que no es el momento. No sé si es el peor momento, pero desde luego no es el mejor, en absoluto. Porque el timing importa, aunque muchos gestores de fondos nos digan lo contario. Incluso si nuestro horizonte de inversión es de 15 o 20 años, el timing importa. Aunque lógicamente, importa mucho menos que si invertimos a corto o muy corto plazo.

En cuanto al crowdlending, Mintos será la espina dorsal de mi portfolio, con un peso absolutamente mayoritario.

Y ¿cuáles son tus planes de futuro y objetivos para tu blog?

Me has guardado la pregunta más satisfactoria e inspiradora para el final. ¡Y te lo agradezco mucho, Carmen! Mi objetivo en el blog es dar información para que pensemos por nosotros mismos. Para que tengamos criterio propio, que nos formemos una opinión, aunque no coincidamos en ella. Además, me encantaría que todo el mundo tuviera claro que construir riqueza y patrimonio lleva tiempo. Mucho tiempo. Nadie se hace rico en dos días. Hace falta mucho esfuerzo, dedicación y constancia. Por eso, la expresión anglosajona easy come, easy go es una de mis favoritas. Aunque yo no soy rico, ni mucho menos, me ha llevado 20 años llegar hasta aquí. Y aún así considero que el camino sigue.

En mi blog trato y trataré de invitar a la gente a invertir, a tomar el control de sus ingresos y sus gastos. ¡Está en vuestras manos! Porque, además, envidiar y guardar rencor a los ricos es un camino directo hacia el fracaso y la frustración. Puede que el capitalismo no sea el mejor de los sistemas. Pero ya que nos ha tocado vivir con él, vamos a conocer sus normas de juego y a utilizarlas en nuestro beneficio. Porque estas normas son para todos, no solo para unos pocos privilegiados. Y las oportunidades también están ahí para todos.

Transmitir todo esto en un blog no es nada fácil. Soy optimista y me encanta descubrir e investigar qué nos traerá el día de mañana y cómo nos puede influir, sin contemplarlo con miedo o como una amenaza. Por eso mi blog se llama así. Porque me flipa el futuro.

Muchísimas gracias Alberto por compartir tus opiniones con nosotros.

Sigue a Alberto en su blog y twitter

¿Quieres empezar a invertir? Al hacerlo desde los siguientes links conseguirás un bonus:

Bondora 5 €

Mintos 0,5% de la inversión de los primeros 90 días

Estateguru 0,5% de la inversión de los primeros 3 meses

 
Comparte este artículo:

Deja un comentario